Los paseos sociales no son sólo cosa de perros

También se trata de crear una comunidad de personas con ideas afines que caminan juntas apoyando a sus perros. Y que, al hacerlo, se apoyan mutuamente.

En este artículo, os invito a participar en uno de los paseos sociales que organizo para la comunidad local, con el fin de inspiraros para que vosotros también organicéis paseos de este tipo. Porque tienen muchos y sorprendentes beneficios.

Cuando paseamos con un grupo de perros cuyo vínculo es fuerte, se conocen bien a sí mismos y a los demás, se preocupan por el bienestar de cada individuo y del colectivo. Sus familias también conocen bien a los perros, saben cuándo les apetece pasear y cuándo es hora de irse. Han hecho esto conmigo durante tanto tiempo que ahora es difícil imaginar los paseos sin ellos.

IMG_20231206_110958jpg                                         
Asley con Baloo, Carmen con Blue y Mía durante una búsqueda


La personalidad de los perros cuenta. Cómo encajan en el paseo y con el resto del grupo que pasean ese día. Son capaces de caminar despacio (no sólo jugar), investigar y explorar juntos. Todos saben lo que tienen que hacer. Si un perro de delante se para, nos tomamos un momento para permitirle terminar lo que estaba haciendo antes de continuar con el paseo. Si encontramos dificultades -otros perros, corredores, niños, personas, bicicletas... sea lo que sea lo que un perro encuentre difícil, todos sabemos qué hacer, cómo hacer curvas y barreras para evitar conflictos.

Las familias pueden pasear junto a los perros, a cierta distancia. Dejar espacio significa que tanto los perros como las personas pueden elegir. Cuando necesitan estar cerca de sus familias, pueden hacerlo, y si quieren alejarse, también pueden hacerlo. Esta libertad de movimientos ayuda a los humanos a observar y comprender a sus perros. Tienen tiempo de ver, reconocer y admitir cómo interactúan con otros perros y con las personas, lo que les da los conocimientos necesarios para elegir con qué perros es mejor pasear. Aquellos con los que su perro juega más, los que son demasiado para pasear juntos y los que aportan ese estado de calma que tanto apreciamos.

Luego la gente habla entre sí, compartiendo experiencias, dándose apoyo y ánimos. En este grupo social no hay juicios. Cada uno tiene su propia historia que contar. Este conocimiento de los seres humanos del grupo tiene un valor incalculable. Compartimos consejos sobre el material de paseo, la dieta, los lugares para pasear con nuestros perros sensibles, las horas que nos convienen, etc. Pero esto no es todo. Cuando los perros se hacen amigos, los humanos también. Se establecen relaciones increíbles de ánimo, compañerismo y cuidado entre los humanos del grupo.

Hace unas semanas, tuvimos que despedirnos de Layka, una de las perras de mi grupo de paseo en Asturias, España. Layka ha aparecido muchas veces en las páginas de Smiling Leash, y estamos muy agradecidos por ello, y por todo lo que nos ha enseñado. Decir adiós nunca es fácil, pero esta es una de esas ocasiones en las que la comunidad de personas y perros se unieron y se apoyaron mutuamente. Fue uno de los paseos más bonitos que hemos dado nunca. Puede que los perros percibieran nuestro estado de ánimo. No lo sé con certeza, pero contar con esta comunidad de apoyo puede hacer mucho bien a la sensación de seguridad de todos los que participan en el momento.

IMG_20231013_090412jpg
Mari, Ainhoa y Leti con Rulo, Layka y JJ durante un paseo social 

Estos paseos se extienden ahora mucho más allá de nuestras caminatas organizadas y han ayudado a encontrar compañeros de paseo para aquellos momentos en los que no podemos caminar todos juntos. El grupo está formado por personas que viven en ciudades diferentes y que, cuando necesitan un compañero de paseo, la mayoría de las veces pueden encontrar uno más cerca de donde viven. Y sé a ciencia cierta que muchas personas hacen verdaderos esfuerzos por pasear con perros que se adapten el uno al otro.

Estos esfuerzos dan resultados maravillosos y vemos perros mucho más felices y sociables y verdaderas amistades florecientes entre ellos.

Conocer a todos los perros y personas en los paseos es uno de los mejores momentos de mi semana. La sensación de pasear por la naturaleza en grupo, compartiendo estos momentos, también es buena para los humanos.

Leti, Equipo Smiling Leash

Podeis leer la entrada del blog original, Social Walks are not just about dogs 

IMG_20231119_094103jpg
Jack-Jack y Baloo investigan con Sombra y  Clara más lejos